Prohibición de grabar los plenos públicos por parte de Juan Velarde, con el consentimiento de sus concejales.

La incultura y diletancia política hace que el alcalde Juan Velarde (PP), no aplique la constitución debida y democráticamente, la misma que le permite ser alcalde.

Tal y como se recoge en el artículo 20 de la Constitución Española, todo ciudadano tiene derecho “a expresar y difundir libremente los pensamientos, ideas y opiniones mediante la palabra, el escrito o cualquier otro medio de reproducción”, así como que “el ejercicio de estos derechos no puede restringirse mediante ningún tipo de censura previa”.

Las libertades que reconoce dicho artículo, no son sólo derechos fundamentales de cada ciudadano, sino que significan el reconocimiento y la garantía de una institución política fundamental que es la opinión pública libre.

A pesar de ello, el alcalde de Arroyomolinos lo prohíbe tajantemente, aún sabiendo que está cometiendo en un grave error, donde la Constitución Española ampara claramente a la persona que quiere grabar su pleno, y donde multitud de sentencias del Tribunal Supremo y Defensor del Pueblo, dan la razón a los ciudadanos que quieren grabar el pleno de su municipio. Si intentas grabar, da orden a los policías de la sala para que te tomen los datos. ¿Esto no es democracia? Claro que no.

Ni quiere que los plenos se hagan por la tarde, ni quiere que se graben, ni quiere que la información llegue al vecino. El ocultismo es para ellos la forma habitual que tienen de gobernar.

CompartirShare on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someoneShare on Google+Share on LinkedInShare on TumblrShare on Reddit

Author: piarr

Share This Post On